La Fiebre del Plugin.

¿Te pasó que cuando conociste todos los increíbles emuladores existentes legal o ilegalmente en la red trataste de tenerlos y usarlos todos, "porque los necesitabas"? ¿Te pasó que tus primeras sesiones colapsaban porque a cada pista la llenaste de emuladores, ecualizadores y compresores de todos los tipos posibles? ¡Entonces te atacó la fiebre del plugin!.

¿Cuándo sucede esto? A mi entender la fiebre del plugin ataca cuando la música deja de ser el foco de atención. Es normal que cuando uno descubre herramientas que pueden facilitar tu trabajo uno trate de obtenerlas y usarlas, pero tanta maravilla termina haciendo que pierdas de vista la parte creativa, la calidad de los instrumentos y la grabación. En mi experiencia un buen músico con un buen instrumento  y un micrófono bien colocado puede ahorrarte muchos plugins en la mezcla, lo cual en consecuencia ahorra tiempo y mejora mucho la calidad de tu mix al no ser necesario procesar excesivamente las señales.

En este video se puede apreciar muy bien cómo puedo obtener sonidos y colores muy distintos para una misma interpretación de guitarra (posiblemente sientas que tal o cual postura suena como un disco de tal o cual artista).

Entonces, para qué volverse locos con plugins que ralentizan tu sesión si puedes lograr lo mismo tomándote un par de minutos moviendo un micrófono o seteando mejor un ampli? nO Olvides que el objetivo no es usar más o menos cosas, sino lograr un sonido útil para el mensaje musical de la producción.

Los invito en especial a quienes están partiendo con sus grabaciones en casa a conocer micrófonos y jugar a buscar diferentes técnicas de microfonía e intentar sacar lo mejor posible desde la fuente, y cuando ya no pueda mejorarse más el sonido, intentar con un plugin digital.

Eso por ahora, mucho éxito en sus producciones y recuerden que pueden pedir una producción a domicilio o una jornada de Band Doctor y pulir todas estas cosas MIENTRAS producimos juntos una canción en tu casa. Adios!

Pablo M.