De música, economía y universos paralelos.

En esta oportunidad los invito a hacer la siguiente reflexión sobre temas tan presentes en la actualidad como sustentabilidad, educación, artes, economía y salud. Recuerda que si quieres aportar algo puedes hacerlo en este blog y en nuestra página de Facebook.

Cuando se habla de desarrollo sustentable se propone la búsqueda de formas de vida tales que permitan satisfacer nuestras necesidades (físicas y emocionales), cuidando que los recursos naturales y ecosistemas que leguemos a las nuevas generaciones les permita lograr lo mismo. Cuando se propone el concepto desarrollo sustentable algunas personas asumen una "rivalidad evidente" con el desarrollo económico de un país o comunidad, desconociendo casos como Kalundborg en Dinamarca quienes desde los años 70 desarrollaron un parque industrial sustentable con excelentes resultados económicos gracias a la simbiosis industrial.

 Foto extraída de Flickr de "mattwalker69"

Foto extraída de Flickr de "mattwalker69"

La obsolescencia programada -diseñar productos de manera que fallen luego de cierto uso- genera en consecuencia haya que comprar más unidades más a menudo. Los defensores de esto se amparan en que "es la única forma en que puede funcionar la economía". Este concepto data de los años 20 y es uno de los pilares del consumismo ineficiente en el que estamos inmersos...ineficiente en cuanto a la destrucción de materiales como en el satisfacción y salud de las personas.

Empecemos entonces una aventura: Supongamos que en un universo paralelo se adoptaron los principios del desarrollo sustentable. ¿Qué habrá ocurrido?¿Se cumplirían los funestos escenarios propuestos en nuestro universo?¿Cuál fue el rol de los artistas en todo esto? 

Seguramente se vivió una crisis en la que una máquina de producción tremenda corría desbocada desde los años 20 hasta que se impusieron los nuevos modelos. Los mercados reaccionaran con especulación y resistencia gatillando una crisis económica en aquellos países negados al cambio, por que claro, ¿cómo se desarrollaría la economía sin un ritmo de producción y consumo en eterno crecimiento (algo tan "normal y natural")?

Los países que contaban con una cultura sustentable lideraron las grandes soluciones respondiendo a dos preguntas clave: ¿Qué es realmente lo que necesitamos usar o saber? y ¿cómo se modificará la economía y los mercados con todo esto? 

Se descubrió entonces que no se necesitaba muchos autos, sino desplazarse cómodamente; que no se necesitaba comer mucho de mala calidad, sino menos, pero de mejor factura, ni que se requería un nuevo envoltorio nuevo cada vez que consumo tal o cual producto, que sería mejor invertir todo ese dinero en otra cosa realmente necesaria, como conocimiento, diversión y recuerdos. En resumen, se produciría un cambio en las decisiones de compra... pero...¿hacia dónde?

Y es aquí donde artistas y productores asumimos un papel importante: las artes naturalmente mejoran la calidad de vida, luego son un mercado atractivo en este escenario sustentable ya que con gastos de material mucho menores a la máquina de consumo que conocemos obtenemos mejores resultadosEl arte educa, alegra, emociona y hace pensar, es decir, mejora tu calidad de vida.

¿Cuál es el mensaje entonces? Los artistas y productores somos una potencia dormida en el discurso sustentable. Hemos y nos hemos visto como un apéndice económico para los cuales hay que crear un par de fondos y fechas al año para "que hagan sus cosas raras", siendo que podríamos ser engranajes principales de la economía del sustentable del futuro, aportando calidad de vida y un mercado promisorio y feliz para todos.

Los invito creer en su arte, hay mucho por aportar al mundo desde nuestra profesión. 

#ConvierteTuArte

Pablo Martín.

Fundador de Eólica